Este tipo mola

¿Quién será este tipo gordo, que parece embarazado?
Que su gran barriga frota, mano arriba, mano abajo.
– ¡Qué abdominales tengo! ¡Es esbelta mi silueta!
Tan duros como una roca ¡Madre mía qué belleza!

Vaya tipo más rarito. Que no se lo cree ni él
Con esa pedazo panza, más bien parece un tonel

Es anciano, está muy viejo, y su edad ya ni recuerda:
– ¡Estoy hecho un jovenzuelo! Yo me encuentro como siempre.
¿Cuántos años tengo ya? ¿Setenta? ¿Ochenta?
Si alguien va y me lo pregunta, le diré que tengo veinte.

Si eres viejo eres viejo. No por ello pasa nada.
Pero mentir así, tan descarado. ¡Juas! ¡Menuda cara!

No le gusta ser bajito y se sube a un taburete.
Junto a un alargado espejo, él se coloca de frente:
– Como siga creciendo así voy a tener que agacharme
para pasar por las puertas sin un topetazo darme.
¡Jo, jo, jo!

¡Eso es trampa caradura! ¡Si eres todo un taponcete!
Para aparentar altura, usa tacones si quieres.

De su armario coge ropa, casi siempre muy muy roja.
Podría usar más colores, pero el resto no le molan:
– Mi vestuario es perfecto. Me lo hizo un italiano.
De algodón y corte recto. No tengo por qué cambiarlo.

Con las pintas que me lleva
queda claro: es un hortera.

Con el paso de los años, la memoria ya ha perdido,
pero bien lo soluciona, pues todo lo tiene escrito.
– Es mucho mejor así. Los papeles, bien claritos.
Yo los recibo y los guardo. De esta forma no me olvido.

¡Ey! No te atribuyas mérito, pues de buena tinta sé,
que cuentas con ayudantes para esa tarea hacer.

Este viejo barrigudo, tan bajito y tan hortera,
¿Te cae mal o te cae bien? Cuida mucho tu respuesta
Porque él, todos los años,
Sube al trineo y vuela.

Ilustración original de DesignlandPfalz, usada en los términos de Pixabay

[Votos: 5 Media: 4.8]